HISTORIA

En 1999, entre el 24 y el 26 de septiembre, se realizó la primera Maratón Audiovisual IMAGINATON, apostando por un experimento creativo sin precedentes: reunir durante un fin de semana a los amantes del audiovisual dispuestos a desempolvar sus cámaras, para asumir el reto de rodar durante un mismo fin de semana, historias de un minuto. Se recibieron 1020 inscripciones y 758 filminutos fueron entregados en Cali, Medellín, Barranquilla y Bogotá. Se otorgaron 10 premios en efectivo y especie por un valor superior a 30 millones de pesos. 

La edición 2006 rompió con todas las expectativas, alrededor de 5500 personas vieron los cortometrajes y documentales premiados por el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico en 9 salas y se inscribieron más de 1600 realizadores en la Maratón de Realización. Al final 980 filminutos fueron realizados en todo el país, en la fiesta del cine IMAGINATON.

La edición 2008 sumó más ciudades y permitió en la Maratón de Exhibición ver un panorama del cortometraje colombiano de los últimos 5 años. Para ese año más de 1100 filminutos llegaron a buen término.

En 2010, IMAGINATON rompió todos los records posibles, sumando 16 ciudades, exhibiendo 10 horas de animación colombiana y llegando a una cifra cercana a los 1500 filminutos finalizados.

La siguiente edición, en 2012, la expedición continúa hasta llegar a 21 ciudades en la búsqueda de intentar cubrir todo el territorio colombiano; gracias a PROIMÁGENES Colombia, la Maratón de Exhibición pudo estar dedicada a una serie de trabajos esenciales en la historia del cine colombiano, restaurados por dicha entidad, junto a la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano. Uno de los principales avances desde 2012, ha sido la digitalización del proceso de inscripciones y de entrega de filminutos.

En 2014, la expansión continuó. IMAGINATON llegó a 25 ciudades,recibiendo 1422 inscripciones y 1138 filminutos finalizados. En la Maratón de Exhibición, la apuesta fue nuevamente por 6 horas de exhibición de material restaurado por PROIMÁGENES Colombia y la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano.

Cada edición se ha convertido en una fiesta del cine colombiano, de quienes tienen experiencia y de quienes desean adquirirla, una fiesta de todos. Desde directores de reconocida trayectoria, todo tipo de estudiantes, hasta amas de casa, se han sumado, cada vez con más emoción, en el deseo de contar una buena historia de un minuto.